A pesar de que Rumanía y Bulgaria ingresaron en la Unión Europea el 1 de enero de 2007, sus tratados de adhesión incluyeron una moratoria de siete años, hasta el 1 de enero de 2014, para que sus nacionales pudieran disfrutar del derecho a la libre circulación de trabajadores; sin embargo, el Gobierno español decidió renunciar a ella y adelantó a rumanos y búlgaros el disfrute de estos beneficios a 1 de enero de 2009.

Dos años después, cuando la tasa de desempleo en España es la más alta de toda la UE, el Gobierno ha decidido volver a exigir el permiso de trabajo a los ciudadanos rumanos. Así, en el BOE del 23 de julio, se publicó el Acuerdo del Consejo de Ministros por el que se establece la reactivación del periodo transitorio en relación con la libre circulación de los trabajadores de Rumanía.

Los rumanos constituyen la colonia extranjera más numerosa en España (suponen el 15,1% de los 5,7 millones de inmigrantes que hay en nuestro país) y la que crece con mayor rapidez: Desde la entrada de Rumanía en la UE, el número de rumanos que residen en España se ha multiplicado por cuatro.

Aún no se sabe de qué forma afectará la medida a los rumanos que ya trabajan en España sin necesidad de permiso: más de 300.000 cotizan a la Seguridad Social y más de 50.000 cobran el paro.

Relacionado:  Empleo bonificará la contratación de empleados de hogar

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies para que obtenga una mejor experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies