La colostomía es una incisión (corte) en el colon (intestino grueso) para crear una abertura artificial o “estoma” a la parte exterior del abdomen. Esta abertura sirve de substituto al ano, a través del cual los intestinos pueden eliminar los productos de desecho hasta que sane el colon o se pueda hacer otra cirugía correctiva. Las heces caen dentro de una bolsa de recolección. El personal de enfermeras de ostomía le enseñarán el cuidado de la piel y cómo cambiar la bolsa.

Existen unas cuantas razones para llevar a cabo una colostomía:

  • Infección abdominal, como en el caso de diverticulitis perforada o un absceso.
  • Lesión al colon o al recto (por ejemplo, una herida con arma de fuego).
  • Bloqueo parcial o completo del intestino grueso (oclusión intestinal).
  • Cáncer colorrectal.
  • Fístulas o heridas en el perineo, el área entre el ano y la vulva (mujeres) o el ano y el escroto (hombres).

Una colostomía es temporal o permanente dependiendo de la enfermedad o lesión. En la mayoría de los casos, las colostomías pueden ser reversibles.

Riesgos al realizar la colostomía

Otros riesgos abarcan:

  • Sangrado dentro del abdomen.
  • Daño a órganos cercanos.
  • Aparición de una hernia en el sitio de la incisión quirúrgica.
  • Colapso del estoma (prolapso de la colostomía).
  • Infección, particularmente en los pulmones, las vías urinarias o el abdomen.
  • Estrechez u obstrucción de la abertura de la colostomía (estoma).
  • Tejido cicatricial que se forma en el abdomen y causa bloqueo intestinal.
  • Irritación de la piel.
  • Abertura de una herida.

Relacionado:  Los cuatro pilares del cuidador

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies para que obtenga una mejor experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR