¿Quién se acuerda del que cuida a los demás? El sindrome del cuidador,que afecta a aquéllos en quienes se delega el trabajo de atender a los dependientes, empieza a extenderse en nuestra sociedad.

Normalmente, las personas que se dedican a cuidar de aquéllos que, por enfermedad o edad avanzada, se encuentran en situación de dependencia, son prácticamente invisibles a ojos de los demás, que nos liberamos así de la responsabilidad que nos toca echando toda la carga sobre aquéllos a los que “injustamente” les ha tocado tan ingrata tarea.

En una sociedad cada vez más longeva, las personas cuidadoras de familiares dependientes cada vez son más; el Síndrome del cuidador es ya una realidad que cada vez cuenta con más afectados. Las personas afectadas tienen fuertes sentimientos de soledad, tristeza, incomprensión, culpa e incluso agresividad, aparte de un intenso cansancio físico y vital.

Por supuesto, este problema es muy complejo; cada caso es un mundo y no hay dos situaciones iguales, como no hay dos personas iguales.

Sobre todo, no olvidemos que: 

“cuidamos con todo el amor del mundo pero, a veces, todo el amor del mundo no es suficiente” Clic para tuitear

Y es que…nadie nos ha enseñado a cuidar. Facilitar una “guía” no es tarea fácil, pero os ofrecemos una serie de pautas que pueden servir de ayuda.

  • Intentar facilitar la autonomía del familiar al máximo. Dejar que haga lo que todavía puede hacer, aunque tarde más tiempo. Si no, estaremos favoreciendo su dependencia y aumentando nuestras labores.
  • Es importante evitar el estrés en la medida de lo posible, planificando de antemano las situaciones.
  • También hay que favorecer la adaptación del entorno, procurando que este sea estable y seguro. Nos ayudará a evitar accidentes innecesarios.
  • La actitud positiva juega en nuestro favor; es fundamental mantenerla en lo posible.
  • Sobre todo, comprender que el familiar enfermo no hace las cosas “para fastidiar”,sino que su padecimiento es el que genera conductas nuevas y difíciles de entender en ocasiones.
  • Los sentimientos negativos que aparecen en algunos momentos son humanos. Lo importante es saber reconocerlos e intentar superarlos, o, al menos, equilibrarlos con otros más positivos.
  • Si es posible, hay que procurar informarse y/o formarse, sobre todo en algunas patologías como las demencias, por lo complejas que éstas pueden llegar a ser.
Relacionado:  La acreditación del cuidador del dependiente

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies para que obtenga una mejor experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR