Mediante el apoyo integral a la familia prevenimos situaciones de crisis personal y familiar prestando una serie de soluciones para facilitar la autonomía personal en el medio habitual.

Objetivos Específicos en el apoyo integral a la familia

  • Proporcionar la atención necesaria a personas o grupos familiares con dificultades en su autonomía.
  • Prevenir situaciones de deterioro personal y social.
  • Favorecer la adquisición de habilidades que permitan un desenvolvimiento más autónomo en la vida diaria.
  • Posibilitar la integración en el entorno habitual de convivencia.
  • Apoyar a grupos familiares en sus responsabilidades de atención.
  • Retrasar o evitar la institucionalización de modo que el usuario pueda permanecer el más largo tiempo posible en su medio socio-familiar con un nivel de calidad de vida aceptable.
  • Contribuir a la liberación de la familiar, procurando favorecer la capacidad de convivencia socio-familiar.
  • Complementar la labor de la familia cuando ésta, por cualquier motivo justificado no pueda realizar adecuadamente sus funciones de apoyo par lograr la integración social de la persona sujeta a la atención.
  • Sustituir de forma puntual, a la familia que atender a la persona con discapacidad funcional, debido a la ausencia temporal de aquél por enfermedad u otras.

Destinatarios de la prestación de Ayuda a Domicilio

Con carácter genérico, podrán ser usuarios de la prestación de Ayuda a Domicilio todas aquellas personas o grupos familiares residentes en la Comunidad de Madrid, que se encuentren en una situación que les impida satisfacer sus necesidades personales y sociales por sus propios medios, y requieran atención y apoyo para continuar en su entorno habitual.

Relacionado:  Habilidades para trabajar con personas mayores

Con carácter específico serán usuarios/as de nuestro Servicio de Ayuda a Domicilio:

  • Personas mayores de 65 años empadronados en el municipio de Madrid.
  • Personas mayores de 65 con problemas de autonomía personal reducida o limitada.
  • Núcleos convivenciales en situación de crisis temporal que no permiten una atención adecuada a la persona mayor.
  • Personas mayores de 6 años que requieran, de manera puntual, ayuda domiciliaria como consecuencia de tratamientos médicos, convalecientes, ausencias temporales del cuidador/a informal, así como necesidad de acompañamientos diurnos y nocturnos.
  • Familias con discapacitados, ancianos o enfermos a su cargo.
  • Personal menores de 65 años que padezcan alguna enfermedad o limitación física o psíquica que reduzca su autonomía personal.

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies para que obtenga una mejor experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies