¿Cuidas a una persona que pasa mucho tiempo en la misma posición? Corre el riesgo de sufrir la aparición de escaras. Conocemos la preocupación de los cuidadores sobre las escaras, esas lesiones que comienzan como un enrojecimiento y que pueden convertirse en úlceras. Os damos alguna clave para responder a estas preguntas pero comenzamos explicando qué son.  

Las escaras o ulceras por presión, un problema muy frecuente que casi todos los enfermos padecen al final de la Segunda Etapa cuando empieza a aparecer la rigidez y los problemas de movilidad y sobre todo en la Tercera Etapa cuando la persona ya ha perdido completamente la movilidad y la sensibilidad.

Las escaras o ulceras por presión se producen cuando hay una presión constante y excesiva sobre la piel y los tejidos. Pensar en una persona que esta en la misma posición prácticamente todo el dia y que no tiene sensibilidad ni capacidad para quejarse o cambiar de posición. Debido a esta presión constante, los vasos sanguíneos que riegan la piel y los tejidos quedan oprimidos, de esta forma no llega la sangre a las células y estas mueren. Tecnicamente se denomina isquemia y como consecuencia hay una muerte celular que provoca una lesión. Estas lesiones son las temidas escaras o úlceras por presión. Este tipo de lesiones pueden pasar por varios estadios en función de su gravedad. Identificarlas en el primer estadio es fundamental para poder tomar las medidas adecuadas e impedir que sigan su desarrollo.  

Zonas de riesgo ¿Donde se producen principalmente las escaras o úlceras por presión?

Las escaras suelen producirse en las articulaciones en las que el hueso presiona con mayor fuerza los tejidos.

Zonas de riesgo de sufrir escaras o ulceras por presión

  • La región glútea se lleva el 50% de las ulceras por presión

Si es una persona que esta encamada y suele estar boca arriba las úlceras aparecen en la zona sacra y si suele dormir de lado en el trocanter. Si la úlcera por presión viene provocada por el tiempo que están sentados entonces aparecen en el isquión y en el coxis

  • La segunda zona que mas se ulcera, con el 35% de las veces son los talones ya que soportan el peso de toda la pierna.
  • El 10% de las veces aparecen en la nuca y en la zona occipital de la cabeza debido al peso de la misma.
  • Y el otro 5% suele aparecer en la zona de los hombros coincidiendo con las prominencias oseas de los homoplatos.

Otras ulceras que se ven con cierta frecuencia en personas encamadas son las orejas (condrodermatitis), las rodillas o los codos.  

 

 

¿Cómo prevenir escaras en ancianos?

La prevención de las escaras es fundamental para mantener el bienestar de las personas mayores. A continuación os damos algunas recomendaciones:  

 

Examinar la piel de la persona una vez al día

La higiene corporal adecuada previene posibles problemas en la piel de personas con movilidad reducida o encamadas. Para ello, es necesario mantener la piel seca e hidratada de forma correcta, evitando la humedad sobretodo en las zonas donde se produce la incontinencia. Aprovechando estos momentos de higiene diaria, podemos examinar la piel en las zonas más vulnerables para la aparición de escaras: Por ejemplo en las prominencias óseas como en caderas, tobillos, zona sacra o en las zonas de incontinencia.

Mantener la piel limpia, seca e hidratada

Para prevenir las escaras y úlceras debemos mantener la piel limpia, seca e hidratada. En cada momento de higiene se recomienda limpiar la piel suavemente y sin fricciones con productos neutros que no perjudiquen a la piel. Después, secar cuidadosamente y de forma meticulosa sobretodo en los posibles pliegues. Y tras este secado, hidratar adecuadamente con productos específicos que la persona mayor tolere (cremas o aceites). Es importante además tener en cuenta de manera especial las zonas de prominencias óseas que antes comentábamos.

Cambio postural frecuente

Para evitar escaras es esencial realizar cambios de postura cada 3 horas aproximadamente, sobretodo en personas encamadas. Pasar mucho tiempo en la misma posición puede producir enrojecimientos y llagas, convirtiéndose si no se previene en úlceras. Los cambios posturales pueden realizarse tumbado boca arriba a de lado, utilizando almohadas en las zonas más sensibles y vulnerables. Por ejemplo entre las rodillas y en la espalda. Además es importante realizar un cambio de las sábanas en cuanto sea necesario, asegurándose de que no hay pliegues y de que están limpias y secas. En caso de que la persona no esté encamada no debería pasar mucho tiempo tumbado. Lo importante es liberar cada cierto tiempo los putos de apoyo de la persona para evitar la presión continua en la misma zona.

Uso de ayudas técnicas

Hoy en día existen diversas ayudas técnicas que ayudan a cómo prevenir escaras en ancianos y en situación de dependencia. Existen variados productos antiescaras, como cojines, colchones o taloneras, que podrás encontrarlos todos en Amazon. El uso de estos productos previenen su aparición y por supuesto mejoran el bienestar de la persona.

Los beneficios del uso de ayudas técnicas y productos específicos mejorará exponencialmente el bienestar de la persona encamada. Evitando y mitigando las consecuencias de pasar mucho tiempo en la misma posición. Si quieres saber más, te contamos 4 pautas para prevenir y tratar las úlceras por presión

Si pones en práctica las recomendaciones detalladas y aún así las escaras aparecen, puedes consultar con el médico de la persona, que te prescribirá el tratamiento adecuado para cada caso. Recuerda que en el cuidado de una persona en situación de dependencia, NO ESTÁS SOLO.

Si necesitas cuidadores profesionales, ponte en contacto con nosotros. 

¿No tienes claro cuál es el mejor servicio para tí?

No te preocupes, te asesoramos

 

 

 

Si eres trabajador y quieres trabajar con nosotros, accede desde este canal