Alrededor del 15% de las depresiones en  están relacionadas con motivos vasculares, especialmente en de 60 años que nunca han padecido un trastorno mental ni cuentan con antecedentes familiares pero, en cambio, sí tienen factores de riesgo vascular como diabetes, hipertensión arterial, colesterol o una lesión cerebrovasuclar, entre otras.

Esta es uno de los principales aspectos destacados en el VIII curso de actualización en psicogeriatría, organizado por el Hospital Sagrat Cor de Martorell (Barcelona), que reúne este viernes y sábado a expertos en depresión en edad avanzada.

La sintomatología de la depresión de origen vascular no tiene por qué estar ligada al sentimiento de tristeza, sino que puede darse en personas que no tienen conciencia de estar tristes pero, en cambio, sí experimentan una “disfunción ejecutiva o inhibición motora”.

Asimismo, la correlación entre accidente vascular y depresión se incrementa con el paso de los años, ya que si tres meses después de sufrir un ictus, el 25% de las personas desarrolla una depresión, el porcentaje asciende al 33% a los tres años.

En general, este tipo de pacientes presenta una “mayor resistencia al tratamiento antidepresivo” y un peor desarrollo de la enfermedad, debido a que la lesión vascular es irreparable, ha recordado en un comunicado el centro, gestionado por las Hermanas Hospitalarias.

Quizá te interese:  Consejos para mejorar la memoria

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies para que obtenga una mejor experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Si te parece interesante, me harías un gran favor si me ayudas a difundirlo:

Shares