El Sant Joan de Déu utiliza el primer exoesqueleto infantil del mundo en terapias