El diagnóstico precoz ayuda al cuidador no sólamente a estar informado sobre la enfermedad, sino también a saber cuáles serían las expectativas.
El diagnóstico es la primera etapa para planear el futuro. Para el diagnóstico no existe un simple examen. El diagnóstico de EA se hace averiguando la historia detallada, por medio de un familiar o allegado cercano, junto con un examen del estado físico y mental de la persona. Es importante excluir otras condiciones o enfermedades que causen pérdida de memoria.
El diagnóstico de la EA solamente se confirma con un estudio post-mortem del cerebro
Relacionado:  Guía para familiares de enfermos de Alzheimer

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies para que obtenga una mejor experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR