A partir del 1 de Julio de 2019 entrará en vigor la nueva ley que proveerá a las personas dependientes de un catálogo mayor de productos para mejorar su vida.

 

Las comunidades autónomas financiarán con hasta 5.000 euros las sillas de ruedas electrónicas para dependientes y pacientes con limitaciones de funcionalidad graves, que le impidan utilizar una silla de ruedas convencional.

 

Así se dispone en la orden ministerial impulsada por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social que ha sido publicada este viernes en el Boletín Oficial del Estado (BOE), pero que no entrará en vigor hasta el 1 de julio para dar tiempo a las comunidades autónomas a adaptarse a la nueva norma.

Tal y como anunció este jueves la ministra, María Luisa Carcedo, a partir de tal fecha el catálogo de productos ortoprotésicos será idéntico en toda España, al recogerse en la Cartera de Servicios Comunes del Sistema Nacional de Salud (SNS), y se abonará un importe lo más cercano posible al coste real del producto.

De esta forma, las personas con patologías o discapacidades que les impidan la marcha funcional de forma permanente serán reembolsadas con hasta 3.000 euros en función de la silla de ruedas manual que precisen. En el caso de que no puedan hacer uso de una manual por limitaciones graves, tendrán acceso a una silla de ruedas eléctrica cuyo reembolso por parte de la Administración sanitaria autonómica oscila entre los 3.500 euros y los 4.950.

La orden, en cualquier caso, contempla la posibilidad de que el paciente no tenga que adelantar el importe de los productos cuando posea escasos recursos económicos o necesite productos de elevado importe, según detalló este jueves la ministra. En total, se han incluido 48 nuevos productos financiados (varios tipos de sillas, chasis, férulas, corsés, andadores o cojines antiescaras), y se han actualizado las condiciones y prestaciones del resto de productos incluidos, que no se revisaban desde 1998.

Quizá te interese:  ¿Qué criterio tengo con respecto a la edad que tengo?

Se incluyen, por ejemplo, los cojines para prevenir las úlceras por presión, que pueden llegar hasta los 677 euros. En el caso de las muletas, previa aportación por parte del usuario de 12 euros, se financiarán con hasta 45 euros; y en andadores las subvenciones van desde los 75 euros hasta los 1.400, dependiendo de si es regulable, tiene ruedas giratorias o cuenta con asiento abatible y frenos.

Otros de los artículos recogidas en esta nueva orden, en cuya elaboración ha participado el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi), incluyen las medias o tobilleras para quemados (financiadas con hasta 300 euros), los calzados ortopédicos en caso de grandes malformaciones (728 euros en el caso de precisar de molde del pie), o articulaciones de cadera, rodilla, tobillo y cientos de ortesis.

En relación a la regulación de la prestación, se establecen más garantías de calidad y eficiencia al establecerse requisitos para los productos, para la prescripción, para la dispensación y para los establecimientos. Además, se regula un procedimiento de inclusión y actualización de los productos en la oferta, que será telemático, y se identificarán los productos financiables mediante un código y un precinto identificativo para cada producto. Asimismo, se establece una vida media para cada tipo de producto, con el fin de dar más garantías al usuario de la calidad del mismo.