La enfermedad de Parkinson es una patología crónica neurodegenerativa que afecta el sistema nervioso central y evoluciona lentamente e insidiosamente.

La evolución de la enfermedad depende de la rapidez del inicio de los tratamientos medicamentosos.

Aunque, hasta la actualidad, ningún tratamiento puede curar la enfermedad de Parkinson medicamentos antiparkinsonianos junto a un tratamiento global y a reglas higiénico-dietéticas permiten sobrellevar mejor con esta enfermedad.

No existe ningún medicamento que evita la progresión de la enfermedad y puede curarla. Los tratamientos  medicamentosos son sintomáticos pero pueden ayudar considerablemente. Estos medicamentos mejoran principalmente las manifestaciones motrices de la enfermedad, como los temblores, la rigidez y la lentitud.

Los medicamentos que pretenden subsanar el déficit en dopamina, como la Levodopa, transformada en dopamina en el cerebro, pueden provocar efectos secundarios serios que es necesario conocer.

Síntomas digestivos

Los síntomas digestivos, como las náuseas, la diarrea y los vómitos aparecen la mayoría de las veces al principio de tratamiento durante la progresión de las dosis.

Se atenúan poco a poco después de algunas semanas de tratamiento.

Episodios de hemorragias digestivas pueden aparecer excepcionalmente.

Los síntomas cardiovasculares

Una hipotensión ortostática puede ser observada así una hipertensión arterial o taquicardia. Episodios de arritmia también pueden aparecer.

Las complicaciones motrices

Los trastornos motrices y la discinesia son efectos secundarios que pueden afectar a más del 50 % de los enfermos después de 5 a 10 años de tratamiento por la degradación de la dopamina.

El enfermo presenta síntomas de intensidad variable, como bloqueo en el día. Estos síntomas necesitan modificar los horarios de la tomas de medicamentos.

Relacionado:  Importancia de la limpieza del hogar para la salud

Las complicaciones motrices comprenden fluctuaciones motrices y no motrices, así como la discinesia.

Las fluctuaciones motrices

Las fluctuaciones motrices significan que los síntomas de la enfermedad de Parkinson reinciden durante el día, a pesar del tratamiento. Pueden producirse ralentización del movimiento, disminución de la espontaneidad, lentitud al caminar y la reaparición de los temblores.

La discinesia

La discinesia son movimientos anormales involuntarios que pueden afectar diferentes partes del organismo. Aparecen contracciones musculares, pequeños movimientos breves y conmociones musculares. 1 de cada 3 enfermos con Parkinson son afectados de discinesia.

Complicaciones psiquiátricas

Episodios de psicosis con delirio, alucinaciones visuales o auditivas, agitación, ansiedad, episodios depresivos. Estos efectos aparecen más a menudo en personas de edad y que toman muchos medicamentos.

También pueden aparecer episodios de agresividad, de hipersexualidad y trastornos del comportamiento.

Estos síntomas pueden desaparecer después de una disminución de las dosis o una interrupción del tratamiento.

Otros efectos

Puede producirse una coloración ligera de las orinas, generalmente de color marrón rojizo.

También pueden aparecer trastornos del sueño, como una hipersomnia que aparece en el transcurso del día.

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies para que obtenga una mejor experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies