Ofrecemos unas recomendaciones básicas para el uso de apps de salud:

  • Las apariencias sí engañan: Comprueba que la app identifica claramente a quién va dirigida y cuáles son su finalidad y objetivos. No confies sólo en un lenguaje técnico o en una buena imagen.
  • Sin miedo a dar la cara. Revisa que los responsables de la app se identifican claramente y es fácil contactar con ellos.
  • Que no te compren. Ten en cuenta las fuentes de financiación y patrocinio de la app y que la información sobre salud puede estar mezclada con publicidad.
  • La información también caduca. Ten en cuenta las fuentes de financiación y patrocinio de la app y que la información sobre salud puede estar mezclada con publicidad.
  • Que venga de buena familia. Verifica que la información sobre salud tiene buenas referencias: Bibliografía, autores o instituciones reconocidas.
  • Las cuentas claras. Asegúrate de que la app de salud informa sobre los términos y condiciones con respecto a la comercialización de sus productos y servicios.
  • El tamaño sí importa. Comprueba que la app muestra información sobre el espacio que ocupa, su consumo y los recursos que emplea el teléfono.
  • Tu tesor. Tus datos son tuyos. Si la app te pide datos personales asegúrate de saber qué van a hacer con ellos.

Y sobre todo recuerda siempre que:

Una app es sólo una herramienta No olvides contrastar la información con un profesional antes de tomar cualquier decisión sobre tu salud.

Quizá te interese:  Cómo localizar a su familiar con Alzheimer por GPS

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies para que obtenga una mejor experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Si te parece interesante, me harías un gran favor si me ayudas a difundirlo:

Shares