Si tomamos a todas las personas de más de 65 años y los datos de y discapacidad, alrededor de un 5% recibirán la mejor atención en una residencia, el resto podría vivir perfectamente en un domicilio, si cuenta con apoyo de su familia y/o servicios de ayuda a domicilio, asiste a un centro de día ó dispone de teleasistencia.  En España hay, más o menos 4 plazas en residencias por cada 100 .

[bctt tweet=”Vale la pena dedicar unos minutos a reflexionar.  ¿Es verdaderamente la residencia la mejor solución?”]

El cuidado de en el domicilio tiene su tiempo. Desde Serdomas, empresa de Ayuda a Domicilio, conocemos la importancia de tener a tu familiar cuidado las 24 horas del día -disponemos de personal interno para el cuidado de personas mayores en su propio domicilio– cerca de su familia y amigos. Sin embargo, hay ocasiones en el que la persona cuidada ya no puede estar en el propio domicilio, ya sea por decisión propia o incluso médica.

Los que opten por la residencia deben saber que un cierto sentimiento de culpa es normal y que, una vez depositada la confianza en el equipo de profesionales,  y al ver que la persona mayor se encuentra bien y recibe atenciones que en casa hubiesen sido imposibles, la culpa irá cediendo.

Una de las mejores alternativas es acudir a una residencia para . Te explicamos cuáles son los tipos de residencias y qué elegir en cada caso:

  • Residencias para personas válidas: es un centro destinado a la atención social de que, valiéndose por sí mismas para las actividades de la vida diaria, por distintas circunstancias, no pueden permanecer en su propio domicilio. No presentarán barreras arquitectónicas y dispondrán de ascensor si hay más de una planta.
  • Residencia mixta: se define como centro destinado a la atención social de que mayoritariamente puedan valerse por sí mismas, pero dotado de una unidad para la atención de personas afectadas de minusvalía física o psíquica. No presentarán barreras arquitectónicas y contarán al menos con sectorización y al menos doble vía de evacuación, como medida de prevención en caso de incendio.
  • Residencia asistida: es un centro destinado a la atención social de afectadas de minusvalías físicas o psíquicas que requieren, además de los cuidados ordinarios, una atención de enfermería y vigilancia médica. No presentarán barreras arquitectónicas y contarán al menos con sectorización y al menos doble vía de evacuación, como medida de prevención en caso de incendio.
Quizá te interese:  Los primeros síntomas del Alzheimer

Muchos de nuestros usuarios, una vez que deciden dejar nuestros servicios para acudir a una residencia, optan casi siempre por una residencia mixta, ya que las adaptadas sólo para personas válidas no presentan condiciones adecuadas para alojar a las personas cuando invalidan, debiendo buscar otro alojamiento alternativo.

El objetivo de las residencias para son:

  • Atención de las necesidades personales básicas, terapeúticas y socioculturales de los mayores.
  • Mantener el máximo grado de autonomía de las que se alojan en las mismas.

Para los familiares, la decisión de ingresar a un familiar en una residencia, no es tarea fácil. Son muchas las dudas que surgen. El proceso de búsqueda de una residencia geriátrica suele ser doloroso para los familiares del mayor.  Normalmente la persona anciana ha ingresado en un hospital y al darle el alta no puede volver a su casa; ha empeorado súbitamente de una dolencia previa o ha visto agravado un proceso de demencia (Alzheimer o de otro tipo)  y los familiares no se ven con fuerzas para cuidarle a pesar de disponer de personal interno o de apoyo para ello.

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies para que obtenga una mejor experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Si te parece interesante, me harías un gran favor si me ayudas a difundirlo:

Shares