Antes de que un nuevo medicamento pueda usarse para tratar pacientes, deberá ser completamente probado para asegurar que sea seguro y eficaz. Los médicos especializados en investigación realizan ensayos clínicos para evaluar los nuevos medicamentos, así como otros tratamientos como ejercicio, dieta e incluso programas de educación para tratar mejor — y, se espera, algún día prevenir — la enfermedad de Alzheimer.

Se necesita a miles de personas con Alzheimer — así como a personas que no sufren de la enfermedad — en los ensayos clínicos. Muchos voluntarios en los estudios afirman que es una manera de poder participar directamente en la lucha contra el Alzheimer.

Existe mucha información de varios recursos sobre cómo participar en la investigación:

  • Los Institutos Nacionales de la Salud (en Español) (NIH, por sus siglas en inglés) explican por qué es importante participar en la investigación y cómo se supervisan los ensayos clínicos.
  • El Alzheimer’s Disease Education and Referral Center (en Español) (Centro de Educación y Referencia sobre la Enfermedad de Alzheimer) de los NIH ofrece información sobre cómo participar en ensayos y estudios clínicos, así como una lista de ensayos para el Alzheimer que se pueden buscar por área geográfica.
  • La Alzheimer’s Association 
    Política sobre enlaces externos
     (en Español) (Asociación de Alzheimer) proporciona información y enlaces para ensayos clínicos no financiados por el gobierno federal.
  • La Alzheimer’s Foundation
    Política sobre enlaces externos
     (en Español) (Fundación Alzheimer) ofrece una visión general de temas que tener en cuenta al considerar participar en un ensayo clínico.