La economía sumergida en el sector de las empleadas de hogar sigue siendo un lastre en la lucha por la regularización. Este sector mueve un gran volumen en “B”. Junto con algunos otros como la hostelería, talleres mecánicos, peluquerías, transportistas y construcción.

Las razones de la economía sumergida

  • La crisis económica.
  • La corrupción.
  • Las cargas tributarias (aunque este es un elemento puramente lógico y necesario).
  • La morosidad.
  • Y la elevada tasa de desempleo

Economía y trabajo de empleados de hogar

Pero hay algunos buenos datos que son recibidos con optimismo y alegría. En los últimos años las afiliaciones a la seguridad social de los empleados de hogar ha aumentado de forma considerable.
Esto es gracias a la regulación legislada de forma especifica para este sector a partir del año 2011. Pero han habido constantes cambios que confunden a los empleadores y empleados.

Se estima que 435.000 personas están dadas de alta como empleadas de hogar. Sin embargo, se conocen datos de que, actualmente y en España, al menos hay 700.000 personas que trabajan en el sector. Siendo comedidos, existen al menos 170.000 personas que están trabajando en negro.

Hay que recalcar la importancia de que las empleadas de hogar que trabajan menos de 60h al mes, no es necesario que tengan contrato, pero deben estar siempre dadas de alta en la seguridad social.

Servicio doméstico como foco de empleo negro

Después del “Caso Echenique” la mirada pública se ha enfocado sobre el sector del servicio doméstico. Algo que en pleno siglo XXI es intolerable por respeto a los trabajadores y trabajadoras.

No obstante, en Alemania también el 80% del servicio doméstico se mueve por la economía sumergida. Y es que parece que la acción de sondear y evitar a hacienda sea una costumbre 100% Española. Y no es así.

Trabajo en negro en el servicio doméstico, las razones

Migración. Este sector está copado por un 90% de mujeres y un 10% de hombres. De el primer grupo, la mitad son personas extranjeras e inmigrantes. Aquí se presentan muchas situaciones, desde personas sin papeles a empleadores que mantienen unas condiciones de semiesclavitud para estas personas que no tienen más alternativas.

Privacidad y dificultad de transparencia. Al trabajar en el hogar, muchas de las personas provenientes tanto de la parte del empleador como del empleado. Tienen la tentación de no regularizar y así ahorrar una parte del coste. O incluso los cuidadores, prefieren cobrar un poco más en negro sin cotizar ni regularizar su situación.

Cambios y regulación nueva. Este aspecto es muy farragoso de por si. Y por ende, las partes prefieren evitar ese mal trago que además tiende a confundir. La regulación se realizó en 2011, pero los sucesivos cambios no han ayudado a estabilizar la iniciativa de regular las uniones.

Desde Serdomas, le ayudamos en la tramitación del alta de su empleada de hogar

Por estas características, sociales, demográficas, culturales y del entorno, son las que fomentan el mantenimiento de esta mala praxis. Este suceso es mucho más perjudicial de lo que nos pensamos, ya que es corrupción en si misma y a un volumen muy elevado y extendido.

Debemos tomar conciencia y realizar un examen de conciencia sobre los derechos que merecen nuestras empleadas de hogar, ya que son parte de nuestra “familia” cuando entran en nuestro casa.

 

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies para que obtenga una mejor experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Compartir

Comparte este post con tus amigos!

Shares