El cuidado personal es clave para un envejecimiento saludable. Y es que tanto la higiene como el aseo en personas de la tercera edad son aspectos elementales y básicos. De ellos va a depender la comodidad y el buen estado de ánimo de la persona. Y desde Serdomas, junto con todos nuestros cuidadores tratamos este tema con mucho cariño, paciencia y buena actitud, igual que hacemos con el resto de atenciones. Es decir: en estas cuestiones puede estar usted muy tranquilo y confiado, gracias al personal especializado.

¿En qué aspectos hay que prestar especial atención en la tercera edad?

  • El aseo diario, las horas de baño, el cuidado de la piel, la limpieza de oídos, axilas, etc.
  • Higiene capilar: atención diaria al cabello, higiene y aspecto .
  • Higiene oral: limpieza bucal diaria, revisiones dentales habituales, chequeos de dolencias…
  • Manos y pies: cuidado específico de uñas y otras áreas de la podología.
  • Aspecto externo: la ropa, el aroma, el cuidado de elementos como gafas, audífonos y aparatos para la movilidad, etc.

Medidas que tomamos desde Serdomas

Desde Serdomas, todos nuestros cuidadores colaboran  y ayudan en las tareas de higiene y cuidado personal de las personas mayores. Nuestro objetivo es el mantenimiento de su estado de bienestar físico y psíquico. Para ello, hay una primera fase de adaptacion y observación, donde se valora el estado psíquico y físico, su autonomía funcional, su nivel de cansancio o fatiga, sus rutinas de higiene y baño, etc. Nos sirve para determinar todas las medidas que nuestras cuidadoras y auxiliares deben tomar con cada usuario. Y es que esa persona mayor se puede encontrar en una de estas tres fases, física y/o cognitiva:

  • Persona mayor valida: es autónomo, puede ir solo al baño, asearse, vestirse, etc.
  • Persona mayor semi asistida (I): necesita ayuda para ir al baño y asearse.
  • Persona mayor asistida (II): está en cama/ silla/ dificultades motoras y necesita de toda nuestra ayuda para todas las actividades de vida diaria.

Cómo realizamos nuestra labor de higiene y cuidado personal en las personas mayores que cuidamos

  • Les dedicamos todo el tiempo necesario, de esto no hay ninguna duda.
  • Informamos al usuario y sus familiares de los actos a efectuar y mantenemos la comunicación verbal durante la higiene.
  • Adaptamos la temperatura de las estancias de su casa para que simpre sea agradable y e intentamos ajustar la luz
  • Preparamos de antemano todos los elementos a utilizar.
  • En un principio ayudamos a realizar las tareas de baño, aseo y progresivamente los implicamos en ellas, desarrollando así su independencia dentro de las posibilidades de cada uno.
  • Valoramos y analizamos las dificultades reales que le impidan el autocuidado, para proponer alternativas y que ellos mismos colaboren.
  • Y les ayudamos a incorporar hábitos de aseo a su vida diaria: uso de pañuelos, lavado frecuente de manos, que lleven un equipo mínimo de higiene, que cuiden su aspecto, etc.