Generalmente, cuando la gente quiere mantener su alfombra limpia, empiezan  por  la aspiradora, pero esto no es lo correcto que tenemos que hacer,  ya que hay diferentes pautas muy útiles para  la limpieza de las alfombras, como la eliminación de sus manchas  y hacer frente a numerosos problemas que a veces nos surgen al limpiarlas. Uno debe saber que en las alfombras viejas, tienden a acumularse  manchas y por lo tanto con el tiempo, estas tienen un aspecto lúgubre. Por esta razón, la limpieza regular puede iluminar la alfombra y quitar todas las manchas. Las modernas soluciones de limpieza, así como quitamanchas, contienen una gran cantidad de productos químicos agresivos y emiten olores fuertes. Por eso, con sólo unos productos comunes de la casa ya es suficiente para limpiar con eficacia las alfombras. También se pueden utilizar limpiadores caseros en lugar de los famosos inodoros, ya que muchas personas son sensibles a estos olores tan fuertes y con estos productos caseros podemos agregar aromas naturales y conseguir un olor agradable.

 Los fundamentos de cómo limpiar una alfombra:

Se recomienda aspirar las alfombras, cada semana o cada dos semanas, por ambos lados. Si vive en lugares con mucha polución o tráfico, es mejor aspirarlas cada tres o cuatro días. Si aspira frecuentemente las alfombras de su casa puede prolongar la vida de estas, ya que al limpiarlas prevenimos de que se acumulen  partículas de arena. Al aspirarlas, las fibras de las alfombras no se cortan y siguen intactas, por eso una de las mejores opciones para limpiarlas es la aspiradora. Para que las alfombras no se ensucien mucho, lo ideal seria que también se limpien los zócalos de alrededor y los radiadores de difícil acceso.

Relacionado:  Proyecto de Ley de la Reforma de la Seguridad Social la integración del Régimen Especial de las empleadas de hogar en el Régimen General de la Seguridad Social

Una vez al año, es muy aconsejable girar las alfombras 180 grados, para ello, se cogen los extremos de la alfombra y los situamos al extremo opuesto de la que la teníamos anteriormente. De esta manera, conseguimos que la alfombra se desgaste de manera uniforme. También es aconsejable mover los muebles que tenemos encima de ella, para mantener un aspecto perfecto.

Vamos con algunos consejos:

1 Las alfombras no deben doblarse, sino enrollarse, de esta manera conseguiremos que la alfombra no tenga pliegues o arrugas y tengan un aspecto perfecto.

Si queremos conseguir una mejor limpieza, deberíamos tratar de comprar un limpiador profesional de alfombras. También se puede alquilar una aspiradora profesional para extraer mejor la suciedad, estos tipos de máquinas están diseñadas para aspirar bien alfombras y tapicerías.

2 Si una alfombra se moja por una inundación o bien se moja por el derrame de un líquido, es aconsejable ir a algún limpiador de alfombras profesional con el fin de evitar que se dañen.

3 Para aspirar bien una alfombra la tenemos que dividir en partes, para ello tenemos que dividir el piso en cuadrantes, e ir aspirando la alfombra por cuadrantes.

Las alfombras de felpa,  son las que más suciedad acumulan, ya que la suciedad se incrusta profundamente en las fibras que contienen. Es por eso que con pasar la aspiradora una sola vez  no es suficiente, se aconseja aspirarlas un par de veces y lentamente para aspirar bien la suciedad que hay en el suelo.

4 Se aconseja aplicar limpiadores especiales en el suelo, para las alfombras nueva o que se han limpiado recientemente. Asegúrese de seguir las recomendaciones de los fabricantes y hacerlo  con un equipo profesional, utilizando las técnicas recomendadas.

Relacionado:  El reparto de las tareas domesticas, clave para la convivencia en pareja

Para combatir los malos olores, añadir bicarbonato de sodio al aparato de vapor, que utilice para limpiar las alfombras.

5 Para quitar una mancha de líquido en una alfombra, primero tiene que secar la mancha, luego tienen que enjuagarla  bien con agua limpia. Después de eso, secar de nuevo. Nunca se debe frotar la alfombra, porque se arriesga a estropear las fibras o dejar que el derrame se extienda mas.

Las manchas solubles en agua, como por ejemplo las bebidas alcohólicas, las bayas, los excrementos, los colorantes alimenticios, los helados, las salsas, la mermelada, la leche, el barro, la tinta o la pintura, se deben limpiar con una solución de 1/4 cucharadita de lejía sin detergente mezclado con  32 ml de vinagre blanco, mezclado en un recipiente.

6 Los líquidos que pueden teñir la alfombra, como por ejemplo, la sangre, el chocolate, el té, el café, la mostaza o el vino se pueden quitar, con la ayuda de 1 cucharada de amoniaco, mas 1 taza de agua, mezcladas ambas en un recipiente, esta mezcla no es valida para alfombras de lana.

7La Grasa, el aceite y  la cera, son muy difíciles de quitar, casi imposible, en este caso pondríamos una toallita de papel en la mancha, para secarlas.

8 En cuanto a las quemaduras de cigarrillos, se pueden eliminar frotando el pelo de la alfombra suavemente con un cuchillo sin filo.

9 La cola o pegamento se limpia con un paño suave con alcohol, prensado en la zona afectada. El residuo de pegamento será limpiado  inmediatamente.

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies para que obtenga una mejor experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR