La tensión arterial es uno de los elementos más importantes del cuerpo humano porque si está en el nivel adecuado garantiza el correcto suministro de sangre a todos los órganos del cuerpo humano. Podemos definir la tensión arterial como la fuerza que el flujo de la sangre ejerce sobre las paredes arteriales cuando es enviada desde el corazón. Es conveniente controlar periódicamente los valores de la tensión arterial para comprobar si la función de distribución de la sangre, con oxígeno y nutrientes, se está realizando correctamente. Si los niveles no son los adecuados se corre el peligro de desarrollar otras enfermedades, especialmente relacionadas con el corazón y el cerebro.

La presión arterial se mide a través de dos parámetros. La tensión sistólica es aquella que mide el flujo sanguíneo cuando el corazón bombea hacia las arterias. La presión diastólica es la tensión que hay entre latido y latido del corazón. Los niveles recomendables de tensión arterial sistólica en mayores de edad dependen de cada persona, pero se sitúan genéricamente alrededor de 120 mm Hg, mientras que en la diastólica deben estar cerca de 80 mm Hg.

Por tanto, si nuestra tensión arterial está por debajo de los 90/60 mm Hg tenemos la tensión baja y si está por encima de los 140/90 mm Hg tenemos hipertensión. No obstante, según la Fundación Española del Corazón, si los valores de la tensión arterial oscilan entre los 120/80 mm Hg y los 139/89mmHg se considera tensión normal alta y hay que vigilarla.

Paciente asintomático

El paciente hipertenso suele estar asintomático en la mayor parte de los casos, incluso cuando la tensión alcanza cifras muy altas. Excepto en casos muy extremos con cifras de presión arterial de 200/120 acompañadas de problemas cardiovasculares graves (edema de pulmón, infarto de miocardio, ictus…) no necesita atención inmediata, por lo que no es necesario acudir a los servicios de urgencias. Pero hay que pedir cita con el médico para estudiar la situación y decidir el tratamiento más conveniente.

Quizá te interese:  Reglas para tomar los medicamentos con Parkinson

Los valores recomendables genéricamente son indicativos, ya que los niveles aconsejables para adultos dependen de la edad y del género y varían lentamente con el paso del tiempo. No es una ciencia exacta porque las características de cada persona son diferentes, pero cada uno puede consultar la tabla que refleja los valores ideales para cada etapa de la vida.

Valores normales de tensión arterial sistólica / diastólica

Hasta 12 meses: 90/60 mm Hg

1-5 años: 95/65 mm Hg

6-13 años: 105/70 mm Hg

14-19 años: 117/77 mm Hg

20-60 años: 120/80 mm Hg

Mayores de 60 años: 140/90 mm Hg

La hipertensión debe controlarse para evitar posibles consecuencias negativas adicionales. Si no se estabilizan sus valores, la presión arterial puede producir lesiones en el cerebro, corazón, ojos y riñones. Estas lesiones pueden ser de distinta gravedad y llegar incluso a provocar la muerte o la invalidez.

Es muy importante conocer los niveles de tensión arterial durante toda la vida.