El próximo 5 de noviembre se celebra el Día del Cuidador, una jornada dedicada a reconocer el esfuerzo de aquellos que dedican su vida a cuidar a sus familiares. En España existen más de 2,3 millones de personas dependientes, de las que un 70 por ciento necesitan la ayuda desinteresada de un cuidador.

El cuidado de las personas mayores es inherente a la sociedad en que vivimos, cada vez más envejecida por el aumento de la esperanza de vida. Según la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), el perfil del cuidador tipo responde al de una mujer –en el 85% de los casos–, que se ocupa del familiar dependiente de forma exclusiva. Más del 50% de estas cuidadoras son descendientes directas (hijas) y el 18%, el cónyuge de la persona que precisa de los cuidados. Los cuidadores familiares –que suelen ocuparse de personas que sufren algún tipo de demencia o deterioro cognitivo, problemas de inmovilidad– a menudo no son conscientes de la importancia de cuidarse a sí mismos dado el enorme estrés diario que implica la responsabilidad de permanecer vigilante las 24 horas.

Precisamente, para contribuir a la mejora de la calidad de vida de las personas mayores y de formar, apoyar y reconocer la labor que realizan los cuidadores, la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, con el apoyo de Lindor Ausonia, han ideado el «Día del Cuidador», que se celebra este 5 de noviembre.

«La idea de crear el Día del Cuidador nace porque al cuidador le asaltan enormes dudas sobre si lo que está haciendo es adecuado y se siente responsable de cuestiones del día a día, así como de una serie de materiales informativos y formativos que de alguna forma les tutelen y les aporten seguridad para saber que lo que están haciendo es lo correcto», explica el doctor Primitivo Ramos, secretario general de la SEGG.

«Cuando ejercemos como cuidadores de un familiar, nuestra vida da un cambio total y absoluto; un día nos damos cuenta de que nuestra vida ya no es nuestra»

De los más de ocho millones de personas mayores de 65 años que hay en España, en torno a 809.000 sufren Alzheimer, buena parte de las cuales están a cargo de cuidadores no profesionales o familiares.

Serdomas, consciente de la importancia de «cuidar al cuidador» familiar, disponemos de atención integral de las familias contando con varias líneas de actuación. Disponemos de personal cualificado para ofrecer apoyo al cuidador familiar, pudiendo así dedicar tiempo para sí mismo evitando que el cuidador caiga en el llamado estrés del cuidador. En definitiva, se trata de proporcionar a los cuidadores algunas estrategias que les ayuden a manejar la situación de estrés cotidiana que padecen.

Dado que el cuidado de nuestros mayores es inherente a la sociedad en que vivimos y que tarde o temprano, todos seremos cuidadores o precisaremos de cuidados, es importante no olvidar que el cuidador tiene que atenderse bien a sí mismo para poder cuidar mejor de los otros.