La secretaria de Política Social del sindicato, Carmen López, animó hoy en rueda de prensa a que empleadores y trabajadores se sienten a acordar cómo se adaptarán a la nueva normativa, que equipara con el resto de los trabajadores a los del servicio doméstico.

Así, partir del 1 de enero los empleados del hogar empezarán a cotizar desde la primera hora trabajada, y pasará a ser una obligación del empleador pagar las cuotas correspondientes a la Seguridad Social.

Junto a López, el director provincial de Tesorería de Seguridad Social en Madrid, Rodrigo Mares, recalcó que hay un gran número de empleadores que se han acercado a la Administración para informarse sobre los métodos y plazos en los que deben incorporarse a la nueva normativa, y que afectan tanto a trabajadores a tiempo completo como a aquellos empleados en varios hogares.

En concreto, con un tipo base de cotización del 20 %, el que contrata deberá pagar un 18,3 % y el trabajador un 3,7 %, con una bonificación del 20 % en todos los casos y del 45 % para las familias numerosas.

De este modo, si se pagan por ejemplo hasta 74,84 euros al mes, el empleador deberá cotizar 16,51 euros (13,21 con bonificación) y el empleado 3,34 euros.

En el otro extremo de las tablas mostradas hoy, entre los 700 y los 748 euros mensuales, el empleador deberá cotizar 136,92 euros (109,54 con bonificación) y el empleado 27,68 euros.

El colectivo está integrado en gran parte por inmigrantes de origen latinoamericano, que, con la nueva normativa, podrán ver mejorados sus derechos laborales con novedades como la formalización por escrito del contrato, frente a la regulación actual que permite el contrato verbal.

Relacionado:  Empleo flexibiliza la gestión de las altas de las empleadas del hogar para aflorar más cotizantes

Además, se mantiene como causa de extinción del contrato el desistimiento del empleador, pero se deberá comunicar de forma expresa y, para los nuevos contratos, se amplía de siete a doce días de salario por año de servicio la indemnización a que tiene derecho el trabajador.

Entre las otras novedades que contempla el real decreto también está que el acceso al empleo en el hogar familiar se hará mediante contratación directa o a través de los servicios públicos de empleo o de las agencias de colocación debidamente autorizadas.

El trabajador tendrá derecho a dos pagas extraordinarias al año, se amplía la duración del descanso entre jornadas y se establece una mejor regulación del tiempo de presencia, en el que el trabajador está a disposición del empleador, pero sin prestar trabajo efectivo.

Además, Carmen López advirtió de que pedirán al próximo Gobierno que los empleados de hogar puedan acceder a un sistema de protección por desempleo, una opción que estudia en la actualidad un grupo de expertos.

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies para que obtenga una mejor experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies