El deterioro cognitivo y la demencia constituyen uno de los problemas de salud pública más importantes en los paises desarrollados. Hasta hace poco el deterioro cognitivo se relacionaba con el proceso propio del envejecimiento y se detectaba en estadios avanzados de la enfermedad. Hoy, estos pacientes son evaluados en estadios tempranos.

Víctor Isidro Carretero, neuropsicólogo y responsable de formación y Carolina Mendoza Rebolledo, neuropsicóloga del Centro Alzheimer Fundación Reina Sofía explican las pruebas que puede realizar el neuropsicólogo a las personas con demencia, para conocer su estado tanto cognitivo, como afectivo y conductual que, junto con la valoración médica y funcional, determinarán el estadio de la enfermedad en el que se encuentra la persona.

Entre las pruebas que se pueden utilizar para la valoración cognitiva están:

Escala de deterioro global (GDS Global Deterioration Scale)

Autores: Reisberg, B.; Ferris, S. H.; De León M. J. y Crook, T.

Permite clasificar a los usuarios en siete estadios según sus capacidades y déficits cognitivos y funcionales, desde la cognición normal a la demencia muy grave. Los estadios del 1 al 3 corresponden a la predemencia y en el estadio 5, el paciente precisa de ayuda en su día a día.

Mini Examen Cognoscitivo (MEC)

Autores: Folstein, M. F.; Folstein, S. E y Mc Hugh, P. R.

Realiza un cribado de déficit cognitivo para detectar el deterioro cognitivo y evaluar su gravedad, además de establecer de los cambios cognitivos a lo largo del tiempo para poder documentar la respuesta de un individuo al tratamiento.

Las áreas cognitivas que explora son las siguientes:

SMMSE (Severe Mini Mental State Examination)

Autores: Harrell, L. E.; Marson, D.; Chatterjee, A. y Parrish, J. A.

Permite obtener información del estado cognitivo de aquellos sujetos con deterioro más severo. Muy útil cuando en el MEC se produce un “efecto suelo” ya que las puntuaciones de pacientes en estadios graves son tan bajas, que apenas aportan información sobre su estado cognitivo.

Test del reloj (Clock Drawing Test, CDT)

Autores: Goodglass, H. y Kaplan, E.

Prueba de detección sencilla, rápida y de fácil aplicación empleada tanto en la práctica clínica como en investigación, para valorar el estado cognitivo del sujeto. Evalúa diferentes mecanismos implicados en la ejecución de la tarea, fundamentalmente funciones visoperceptivas, visomotoras y visoconstructivas, atención y comprensión, planificación y ejecución motoras.

Se le solicita al paciente que dibuje un reloj que marque las 11.10 h. y se puntúa la realización de la esfera (máximo 2 puntos), las manecillas (máximo 4 puntos) y los números (máximo 4 puntos).

Cuestionario de Pfeiffer (Short Portable Mental Status Questionnaire, SPMSQ)

Autor: Pfeiffer, E.

Instrumento de cribado del deterioro cognitivo, que además sirve para la determinación de su grado. Es útil para pacientes institucionalizados como para población general.

Explora los siguientes apartados:

  • Memoria a corto y largo plazo
  • Orientación
  • Información sobre hechos cotidianos
  • Capacidad de cálculo

Es una prueba en la que únicamente se anotan respuestas erróneas.

Test de los 7 minutos (7 Minute Screen, 7MT)

Autores: Solomon, P. R.; Hirschoff, A.; Kelly, B.; Relin, M.; Brush, M.; De Veaux, R. D. y Pendlebury, W. W.

Se utiliza para la identificación precoz de la demencia tipo Alzheimer, se compone de cuatro pruebas para detectar aspectos específicos que fallan exclusivamente en caso de demencia, especialmente tipo Alzheimer, con independencia del nivel de escolarización, la ansiedad o cualquier otro factor de confusión.

Las pruebas que incluye evalúan:

  • Memoria: La memoria libre y la memoria con clave semántica, como técnica para el aprendizaje y recuerdo
  • Orientación temporal, en relación con la fecha y hora
  • Lenguaje: a través de la fluidez verbal, medida pidiéndole al paciente que diga en un minuto el máximo número posible de nombres de animales
  • Visoconstrucción, cálculo y praxis, evaluadas a través del test del reloj.

Cada uno de los cuatro tests tiene distinto peso en la puntuación total, por lo que sus puntuaciones individuales se transforman en puntuaciones que se suman y proporcionan la puntuación total. Un percentil <20 se considera indicativo de demencia.

Alzheimer´s Disease Assessment Scale (ADAS)

Autores: Mohs, R. C.; Rosen, W. G. y Davis, K. L.

A través de 11 ítems evalúa las siguientes funciones cognitivas:

  • Memoria: recuerdo inmediato de palabras, reconocimiento de palabras y recuerdo de las instrucciones de la prueba de memoria.
  • Lenguaje: encadenamiento de órdenes múltiples, denominación de objetos y dedos, capacidad en el lenguaje hablado, comprensión del lenguaje hablado y dificultad para encontrar las palabras adecuadas.
  • Praxia: constructiva e ideatoria.
  • Orientación: temporal y espacial.

CAM-COG (subtest del CAMDEX-R Prueba de exploración Cambridge, revisada para la valoración de los trastornos mentales en la vejez)

Autores: Roth, M.; Huppert, F.; Mountjoy, C. y Tym, E. Adaptación española: López-Pousa, S.

Diseñado específicamente para ayudar a diagnosticar la demencia en un estadio incipiente, se trata de una breve batería neuropsicológica que, mediante ítems diversos valora la capacidad del sujeto en diferentes áreas cognitivas: orientación témporo-espacial, lenguaje verbal y escrito, praxis, cálculo, pensamiento abstracto, percepción visual y curso del tiempo, memoria y recuerdo, atención y concentración.

Test de aprendizaje verbal de Hopkins (Hopkins Verbal Learning Test, HVLT)

Autor: Brandt, J.

Es una prueba de memoria verbal, indicada para personas mayores y con trastornos neurológicos, debido a que maneja menos estímulos y emplea menos tiempo que pruebas con características similares como el CVLT o el TAVEC.

Actualmente, se están validando y baremando a la población española diferentes versiones de esta prueba y los resultados preliminares demuestran que tiene muy buen valor de discriminación entre sujetos sanos y sujetos con deterioro cognitivo leve (DCL) de tipo amnésico (mono y multidominio).