Las personas mayores no son los principales usuarios de las nuevas tecnologías, pero cada vez comprenden mejor su manejo y las emplean para estar conectadas e informadas. El teléfono móvil e Internet son una vía de comunicación útil, aunque reclaman medidas específicas que atiendan sus necesidades: acceso a banda ancha, atención a mayores que viven en el medio rural y dispositivos de uso sencillo. Este artículo repasa cómo usan los mayores las nuevas tecnologías, los beneficios que les aportan y las peticiones para mejorar el acceso a estas.

La brecha digital no entiende tanto de edad como de escasez de recursos económicos, educación, vida laboral o lugar de residencia, recuerda Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España (UDP), según datos de UNESCO.

El Informe “Por un acceso fácil y económico a las nuevas tecnologías“, presentado de manera conjunta por el Imserso y UDP, recalca que el acceso a las nuevas tecnologías es un derecho de todos, por lo que no se puede excluir a las personas mayores. “La tecnología puede utilizarse para unir a las personas y contribuir de esta forma a reducir la marginación, la soledad y la separación entre las edades”, detalla.

El 20,6% de las personas de 65 a 74 años usa el ordenador y el 18,3% se conecta a Internet Clic para tuitear

El porcentaje de personas mayores que usan las nuevas tecnologías es todavía escaso, pero aumenta de manera progresiva. La última Encuesta sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de la Información y Comunicación en los hogares del INE, con datos de este año, recoge que el 20,6% de los mayores de 65 a 74 años (802.922) habían utilizado el ordenador en los últimos tres meses y el 18,3% había accedido a la Red (713.743). De ellos, el 15,7% se conectó al menos una vez por semana y un 3,4% compró a través de Internet. En 2011, el 16,9% de los encuestados (643.661) habían utilizado el ordenador en los últimos tres meses y el 15,6% (594.860) había accedido a la Red. El 14,6% se conectó al menos una vez por semana y el 3% compró a través de Internet.

Relacionado:  Cartera de servicios

Respecto al uso del teléfono móvil, buena parte de las personas mayores utilizan este dispositivo. Durante este año, el 75,9% de las personas de 65 a 74 años han utilizado el teléfono móvil en los últimos tres meses, mientras que el año pasado el porcentaje fue del 70,7%. Se espera que todas estas cifras se incrementen cada año, a la par que la población envejece y ante los datos de generaciones anteriores (mayores de 45 años), cuyo uso de Internet y telefonía móvil alcanza cifras mucho más elevadas que entre los mayores de 65 años.

Beneficios de las tecnologías para las personas mayores

Las personas mayores mejoran su comunicación a través de Internet, se relacionan en las redes sociales y acceden a información útil y de interés

Para los mayores, las nuevas tecnologías son, sobre todo, sinónimo de comunicación. En el caso de Internet, son útiles para enviar o recibir correos electrónicos, relacionarse a través de las redes sociales y estar informados, al tener la posibilidad de leer noticias o buscar información relacionada con la salud y con las personas mayores en general.

Acceder a las nuevas tecnologías y saber emplearlas supone para las personas mayores romper un aislamiento que les afecta en su mayoría. Amplía su conocimiento y su posibilidad de participar y, a la vez, les permite mantenerse activos y mejorar su formación, adquirir habilidades y sentirse útiles. Cubren necesidades, satisfacen intereses y acceden a servicios on line, cada vez más frecuentes entre las administraciones públicas y el sector privado.

Relacionado:  ¿Ordenador o tablet para personas mayores?

En cuanto al teléfono móvil, se ha convertido en un elemento imprescindible para comunicarse desde cualquier lugar, conversar con la familia o los amigos e, incluso, solicitar ayuda y recibirla, como en el caso de la teleasistencia.

Por estos motivos, las nuevas tecnologías son importantes para las personas mayores, si bien, recuerda UDP, “los mayores justifican el gasto” en su adquisición “si el uso de las tecnologías cubre sus aspiraciones, asumiéndolo como necesario y como una forma de mantenerse activos socialmente”.

Peticiones para mejorar el acceso a las nuevas tecnologías

Las personas mayores reclaman mejoras para garantizar su acceso a las nuevas tecnologías. Manifiestan las trabas que encuentran y piden soluciones.

  • Acceso a un ordenador y a Internet. Los mayores creen imprescindible acceder a un ordenador con conexión a la Red “desde lugares confortables y accesi­bles”, como el hogar, los centros públicos y otros espacios de uso frecuente para ellos, como centros de mayores, de salud o balnearios.
  • Aprender a enviar un mensaje corto de texto (SMS ó whatsapp) y un correo electrónico. Cada día se mandan millones de mensajes y correos electrónicos. Sin embargo, una acción tan sencilla para muchas personas resulta todo un reto para algunos mayores. Reclaman formación para aprender a realizar estas sencillas acciones porque “no disponer de teléfono móvil, no saber enviar un SMS o un e-mail provoca aislamiento social y generacional”.
  • Minimizar barreras y rechazos. El Libro Blanco del Envejecimiento Activo cree necesario “personalizar la metodología, aumentar la usabilidad, la capacidad para centrar la tecnología en la persona”. Adaptarse a los usuarios permite responder a sus necesidades y capacidades, de manera que se facilita su acercamiento a las nuevas tecnologías.
  • Dispositivos de uso fácil. Dispositivos manejables, con funciones básicas y de acceso sencillo. Así son los aparatos que reclaman las personas mayores. Además, piden que se tengan en cuenta sus cualidades y necesidades ergonómicas, para manejar artilugios accesibles.
  • Evitar el aislamiento de las zonas rurales. La propia condición de los municipios rurales, su geografía, dificulta o impide en ocasiones el acceso a las tecnologías. No obstante, se pide infraestructura adecuada para superar estos obstáculos y garantizar la conexión a Internet y el uso de la telefonía móvil, así como programas específicos para mayores que viven en núcleos rurales, “donde el uso de la tecnología puede ser vital”.
  • Contratos claros, sin dar lugar a confusión y económicos. Los contratos son otro de los aspectos más confusos. Las personas mayores no siempre entienden lo que firman y, por tanto, desconocen sus derechos y deberes como consumidores. Reclaman a las compañías de telefonía contratos de servicios y productos “económicos”, explicados de “forma clara y sencilla”, y puntos de atención al cliente más accesibles.

es → en
main
sustantivo: principal, chief, head, chief officer

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies para que obtenga una mejor experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR